viernes, 27 de junio de 2008

Frase 7

Es fácil tomar una decisión apresurada, pero difícil corregir una decisión equivocada.

viernes, 20 de junio de 2008

Haría cualquier cosa por un hijo

Bill tenía dos hijos, Ben de veintisiete y Tom de treinta. Ambos estaban casados y tenían su propia familia. Los tres trabajaban juntos y vivían bien, pero quien realmente hacía todo era Bill, sus hijos llegaban a cualquier hora, y no se ocupaban del negocio. Pero su mayor preocupación era la relación entre ellos, se trataban muy mal, peor que enemigos, y sabiendo de su sufrimiento, sus hijos no cambiaban su actitud.
Un día Ben y Tom recibieron una noticia terrible, sus padres habían muerto en Brasil. Había explotado la lancha en que paseaban.
A pesar del sufrimiento, debían seguir adelante. Al principio fue duro y cometieron errores, pero pasaban los meses, el negocio iba en buen camino, y su dedicación era total. También su relación había cambiado totalmente, se apoyaban y ayudaban entre sí como si Bill desde el cielo los estaría guiando.
Habían pasado poco más de seis meses cuando una mañana temprano estaban los dos hermanos desayunando en el negocio. Y Ben le dijo:
- Si nos viera el viejo, que feliz estaría.
De golpe se abrió la puerta, entro Bill y dijo:
- Yo doy mi vida por ustedes, pero tenía que morir para que asuman sus responsabilidades y se quieran como hermanos.

jueves, 19 de junio de 2008

Frase 6 (Para Padres)

Asi como cuando cuando nuestros hijos no entienden muchas de las decisiones que tomamos, les decimos que cuando sean grandes y tengan hijos, las van a entender,
Cuando nosotros no entendemos muchos de los comportamienos de nuestros hijos, tenemos que entender que es porque ellos no son grandes, ni tienen hijos.

miércoles, 18 de junio de 2008

Carta desde la panza

Si creen que seré perfecto,

Si creen que seré el mejor,

Si creen que solucionaré sus problemas,

Si creen que pensaré como ustedes,

Si creen que siempre diré que sí,

Si creen que todo será alegría,

Si creen que seré como esperan,

Si creen que concretaré sus frustraciones,

Si creen que su vida será igual,

Si creen que serán dueños de sus tiempos,

Si creen que tener, educar y convivir con un hijo será fácil,

Aún no están preparados para recibirme.

martes, 17 de junio de 2008

Frase 5

En el camino de la vida, los pasos se dan día a día, los resultados se ven con el tiempo.

lunes, 16 de junio de 2008

El egoísmo puede costar caro

Atilio era un buen hombre que vivía en una aldea. Su situación era humilde, y a duras penas le alcanzaba para alimentar a su familia.
Se movilizaba a pie por los pueblos vecinos y el suyo, ofreciendo sus servicios. A veces, tenía hasta tres días de viaje, por lo cual llevaba unas pocas herramientas y ropa en una pequeña bolsa.
En algunos pueblos había cosechado amigos, de hecho, a veces comía y dormía en sus casas.
Un día, casi llegando al pueblo de Malaqué, a dos días y medio de su casa, entró a un lago a refrescarse. Para su asombro, encontró que en él había una gran cantidad de monedas de oro, se veían cientos, quizás más. En un año, normalmente, no llegaba a ganar el valor de una.
Primero pensó en ir hasta Malaqué, a sólo media hora de viaje, y pedirle a Eugenio, uno de sus mejores amigos, que le prestara su carreta para cargar y llevar las monedas a su pueblo, pues sería imposible hacerlo a pie. Pero se dio cuenta de que tendría que compartir, al menos algunas, con su amigo.
Para no despertar sospechas, decidió tomar dos de ellas y regresar a su pueblo, donde compraría una carreta para luego volver por el resto. Y así lo hizo.
A los tres días, estuvo nuevamente en el lago pero, para su desgracia, las monedas ya no estaban.
“Si hubiera resignado algunas de ellas” pensó, pero ya era tarde.

domingo, 15 de junio de 2008

Frase 4

La verdadera amistad es la que un huracán no destruye, la afianza.

sábado, 14 de junio de 2008

¿Para qué aprender?

- Papi, ¿Por qué te sentás conmigo a ver lo que aprendí, si para eso me mandás a la escuela?-preguntó Julia, de once años
- Sucedió en el Reino de Mitonia- comenzó su padre- El Rey contaba con excelentes colaboradores, a quienes delegaba funciones que él mismo supervisaba. Su hijo veía que manejaba casi todo desde el Salón Real, por lo que pensó: “¿para qué estudiar, si todo lo que tendré que hacer, cuando sea Rey, será dar órdenes?”. Y así sucedió, no se ocupaba para nada de su formación. Sin embargo, como nadie se animaba a decir la verdad al Rey, su hijo fue creciendo y logrando importantes diplomas en estrategia militar, finanzas, uso de armas, etc., sobre lo cual no tenía ni idea.
- ¿Y qué sucedió entonces?- preguntó intrigada Julia.
- Hay dos versiones, comenzaré con la primera. Cuentan que cuando el Rey estaba muy enfermo, le dijo a su hijo que se hiciera cargo de algunos asuntos sencillos, pero notó que al pedirle que analizara la situación, no sabía qué hacer, por lo que se dio cuenta de que no estaba preparado. Cuando consultó a sus maestros, el de estrategia dijo que si no sabía matemáticas y estadística, no podía aprender, y cada uno fue responsabilizando a los anteriores, hasta que, finalmente, culparon al Rey por no ocuparse debidamente de su hijo
El otro final fue más grave ya que, al morir su padre, se convirtió en Rey, pero al ver lo inútil que era, un inteligente General armó un grupo que lo ahorcó y tomó el poder del Reino.
- ¿Me explicarías el cuento?
- Vos sabés que elegí este relato, porque cada vez que lo leo, descubro algo nuevo.
Fijate, por ejemplo, que el Rey logró algo tan difícil como delegar sin perder poder, sin embargo, para su hijo no hacía nada. “Las cosas no siempre son como parecen”.
El hijo estaba lleno de diplomas, pero la capacidad se demuestra con los hechos, no con Títulos.
Muchas veces, por miedo a decir la verdad, se arman cadenas de mentiras que, finalmente, terminan mal.
El Rey pagó los mejores maestros, sin embargo, no alcanzó para que su hijo aprendiera. Es por eso que, contestando a tu pregunta, estoy con vos acá. Aunque paguemos la mejor escuela, los mejores maestros, tus padres somos los responsables de tu educación, que empieza y termina en casa, y se complementa con la educación formal.
Podría continuar desarmando este hermoso cuento pero, lo más importante para vos, está en el segundo final, en el que el nuevo Rey fue asesinado.
Podrán fracasar tus maestros, podremos equivocarnos tus padres, pero la que pagará las consecuencias serás vos.
Por eso debés esforzarte y superarte, y serás alguien en la vida.

viernes, 13 de junio de 2008

Frase 3

Cuando tropieces con una piedra en tu camino, quítala definitivamente, si no alguien, mas tarde, también tropezara.

jueves, 12 de junio de 2008

Lo fácil no siempre es bueno

Miriam llevaba poco más de tres meses de casada y, a pesar de que ella lo ocultaba, su madre notaba en su cara que no era feliz.
Finalmente, la encaró y no le dio posibilidad de que se negara a hablar.
Ella le dijo que el problema era que discutía mucho con su esposo y, como los temas quedaban sin resolver, tenía una larga lista de cosas que le molestaban.
Entonces, su madre le contó la historia de Pepe.
- Pepe, el pintor, con sacrificio, había logrado comprar su propia casa.
Después de dos años, tras una fuerte tormenta, comenzaron a caer unas gotas del techo del comedor. Cuando se secó, le puso un poco de material y lo pintó. Con el tiempo, se fue repitiendo en distintos lugares, con goteras cada vez más grandes. Como le resultaba más fácil pintarlo que arreglarlo, lo resolvía con pintura, ya que además quedaba siempre impecable. Pero, un día, fue suficiente una llovizna para que el techo se le viniera completamente abajo.
La convivencia no es fácil, seguramente tendrán muchas diferencias que conciliar pero, todos los problemas que hoy tapen, serán huecos que debilitarán la base de la familia que ustedes están construyendo y, si la base no es firme, una pavada podrá derrumbarla.
Querida hija: la vida no es siempre color de rosas, ni será del color que ustedes sueñen o elijan.
La vida va a tener el color con el cual “realmente” la pinten.

miércoles, 11 de junio de 2008

Frase 2

Hasta el mas hábil, nunca podrá engañar a su conciencia.

martes, 10 de junio de 2008

El polvo mágico

Tunka era un viejo brujo a quien nadie visitaba.
Un día, invitó a su pequeño laboratorio en la montaña a Luis, el hombre más rico del pueblo.
Cuando llegó, le habló de su gran descubrimiento. Se trataba de un polvo mágico que duplicaba lo que quisiera. Ya había preparado diez de ellos. Luis le pidió que probara lo que decía y le dio una moneda de oro. Para su asombro, unos instantes después de echarle el polvo, las monedas eran dos.
Una vez que se pusieron de acuerdo en el pago, Tunka le entregó un sobre. No llegó a explicarle de qué se trataba, ya que cayó muerto tras un fuerte golpe en la cabeza. Luis no iba a permitir que otros accedieran a la sustancia mágica, y con lo que tenía, era suficiente. Dejó el sobre, tomó la caja con los polvos, y se fue. Luego de vender todos los bienes, juntó sus monedas de oro. Les echaba el preparado y se duplicaban. Muy inteligente, cuando le quedaban sólo dos porciones, se dio cuenta de que duplicando el mágico elemento, su fortuna sería interminable y sería dueño del mundo entero. Pero, cuando los juntó, no sólo se esfumaron, sino que desapareció hasta la última moneda de oro que había. Después de esperar horas sin novedades, se dirigió al laboratorio del brujo.
Maldiciendo porque lo había engañado, abrió la puerta. Cuando vio el sobre, pensó que ahí encontraría la solución.
Pero el escrito decía: “Nunca juntes dos polvos mágicos. Si lo haces desaparecerán, junto a los metales que se encuentren alrededor”

lunes, 9 de junio de 2008

Frase 1

Observa cada día tu jardín, y te darás cuenta de cuanto lo has cuidado.

domingo, 8 de junio de 2008

Nuestro tiempo

Jaime tenía un campo en Entre Ríos. Cada dos meses, allí se reunía toda la familia.
Siempre dedicaba la tarde del sábado a cabalgar con sus nietos, que tenían diez y doce años. Pero ya no podía, por lo que se sentó con ellos y les explicó:
-Chicos, lamentablemente, debido a mi edad, tengo problemas de columna, por lo que no podré cabalgar más. No obstante, pueden ir con su padre o, incluso, si él se los permite y van con cuidado, pueden hacerlo solos.
-Si no es con vos, no cabalgaremos más -dijeron los dos.
-Pero, si les gusta tanto.
-En realidad no nos gusta -le dijo uno de ellos.
-Lo que pasa es que por el trabajo, compromisos y problemas, no tenés mucho tiempo para dedicarnos, sin embargo, cuando cabalgamos, pasamos toda la tarde juntos y ni siquiera el teléfono nos interrumpe -le aclaró el mayor.
Su abuelo los abrazó y les dijo:
-Caminando no llegaremos tan lejos, pero compartiremos toda la tarde solos y juntos.